A pesar del fallo favorable a la nulidad de la cláusula suelo por su evidente falta de transparencia, y el nuevo espaldarazo que supone esta segunda sentencia del Supremo para las demandas de todos los afectados, la sentencia se nos antoja “a medias” pues el Supremo elude pronunciarse sobre el carácter retroactivo de la nulidad de la cláusula suelo, por una mera cuestión procesal.