El Partido Socialista prepara, para su debate en el Pleno del Congreso, una proposición no de ley que insta al Gobierno a que obligue, a las entidades financieras nacionalizadas, a anular las cláusulas suelo de sus contratos hipotecarios, y que recomiende al resto de bancos a ofrecer esta posibilidad a sus clientes.

Pretenden así hacer efectiva la sentencia del Tribunal Supremo del pasado mes de mayo, en la que se declaran nulas las cláusulas suelo de BBVA, Cajas Rurales Unidas y NGC por considerarlas abusivas. Aunque el fallo no tiene efectos retroactivos y estas entidades no tendrán que devolver nada a sus clientes afectados, sí prevé que tengan que cesar en su utilización.

La falta de información suficiente es el argumento esgrimido por el Alto Tribunal para justificar este fallo, en el que se señala que aunque las cláusulas suelo son legales “se ha venido produciendo, de forma bastante generalizada, una mala práctica en su utilización”, ya que para que no sean consideradas abusivas es necesario que sean comprensibles y transparentes para los clientes.

En la misma línea, el PSOE pide que el Instituto Nacional de Consumo lleve a cabo una campaña de información y asesoramiento de los usuarios afectados, acordando con las asociaciones nacionales de consumidores las actuaciones a seguir para “garantizar” que todos los titulares de hipotecas con estas condiciones puedan beneficiarse de los efectos de la sentencia.

En esta línea se enmarca, por ejemplo, la iniciativa de la Unión de Consumidores de Cádiz, que ha presentado la campaña ‘Rebélate’ sobre la cláusula suelo en las hipotecas.

La campaña se traduce en una serie de medidas y actuaciones de apoyo, asesoramiento e información hacia los afectados por estas hipotecas, a los que anima a iniciar acciones judiciales contra la entidad bancaria que sin informar debidamente, incluyó en sus hipotecas unas condiciones que les obliga a pagar un coste extra por su hipoteca cada año.

fuente: europapress