contrato

La Audiencia Provincial de Zamora redactó una resolución donde corrige la sentencia del Juzgado de lo Mercantil de la misma ciudad, por la cual no procedía a la nulidad de la cláusula suelo de un préstamo hipotecario de un matrimonio. La particularidad del caso reside en que el producto bancario que afecta a tantos consumidores no aparecía en las escrituras de la vivienda.

El matrimonio, que adquirió la vivienda en 2005 mediante la subrogación al préstamo hipotecario que la promotora tenía concertado con Caja España, no fue informado ni por la empresa que le vendió la casa ni por la entidad bancaria de la existencia de una cláusula suelo. Además, esta no figuraba en el contrato. Pese a que el Juzgado de lo Mercantil de Zamora rechazara la demanda en primera instancia debido a la no intervención del banco “en el otorgamiento de la escritura pública de compraventa y subrogación hipotecaria”, es ahora cuando la Audiencia Provincial les da la razón a los afectados. El matrimonio alegó indicando que “el préstamo se concedía a la promotora con la finalidad de que en su día se subroguen los distintos compradores en la responsabilidad hipotecaria” según se lee en las escrituras de constitución hipotecaria, por lo que Caja España sería responsable de los efectos de esta subrogación desde que conociera su ejecución. Además, es la propia entidad la que se beneficia de lo que supone la cláusula suelo: de los intereses cobrados de más por parte del matrimonio afectado.

Debido a la falta de transparencia e información por parte de la caja de ahorros al matrimonio, la Audiencia Provincial de Zamora condena en firme a la entidad a que recalcule las cuotas del crédito declarando nula la cláusula suelo. Pese al fenómeno de subrogación y la concertación del contrato hipotecario entre dos empresas, es la propia Caja España quien debería haber notificado a los clientes habiendo esta aceptado la subrogación. Los magistrados así lo entienden, más aun basándose en antecedentes similares ocurridos en Albacete, Cáceres y Jaén.

De nuevo, los afectados vencen a los intereses de las entidades en cuanto a las cuotas abusivas que estas imponen. Frente a la falta de transparencia y al oscurantismo en los métodos, hay solución si usted está pagando de más en su préstamo hipotecario. Si todavía está afectado por la cláusula suelo, no dude en compartir sus inquietudes en los comentarios del blog. Somos muchos los que formamos esta comunidad de afectados y toda cuestión ayuda a los demás a conocer mejor la situación, a descubrir nuevas vías para la nulidad de la cláusula y a animar a los reticentes a que inicien cuanto antes las medidas legales. Si no sabe cómo hacerlo o tiene dudas sobre el proceso, los plazos y el coste, póngase en contacto directo con nuestro equipo jurídico. Estamos dispuestos a asesorarle.